Solliciteren bij de Partij voor de Dieren banner

Parlamento Europeo: prohibición transporte de animales a países fuera de la UE

Los animales europeos ya no pueden transportarse a países fuera de la Unión Europea si allí no se garantiza el trato adecuado. La semana pasada la mayoría del Parlamento Europeo (PE) votó a favor de esta propuesta y también quiere acortar los transportes con animales vivos, que ahora pueden llevar de días a semanas. El parlamento quiere una duración máxima de transporte de 8 horas. Además, se deben llevar a cabo inspecciones más estrictas para garantizar el cumplimiento de todas las normas de la UE. Las propuestas del parlamento surgieron, entre otros por la iniciativa del Partido por los Animales, debido a los abusos graves y estructurales durante el transporte de animales en y desde Europa.

Manifestación en contra del transporte de animales en el Parlamento Europeo en Estrasburgo. Llevada a cabo por parte del Partido Holandés por los Animales y sus partidos hermanos de diez países europeos.

La eurodiputada del Partido por los Animales, Anja Hazekamp, ​​ha luchado intensamente para restringir el transporte de animales y se complace de que el Parlamento Europeo se exprese claramente sobre un transporte de animales más corto y en contra del transporte de animales a países lejanos.

El verano pasado, Hazekamp viajó a Croacia y Eslovenia para inspeccionar el transporte de animales a los llamados “países terceros” y observó los numerosos abusos con sus propios ojos: “Los transportes de animales a países fuera de la UE son los más largos y los más horribles. Después de haber estado en camino en Europa durante días, los animales a menudo se transbordan cruelmente y bajo un calor extremo a barcos con destinos fuera de la UE. Al cruzar la frontera del EU, ya no hay control en cuanto al bienestar de los animales. Eso es cuando ocurre el abuso animal más horrible.”

La eurodiputada señala que esta forma de transporte de animales está en conflicto con una de las decisiones del tribunal de la UE. “El Tribunal Europeo ha decidido que los animales deben ser protegidos de acuerdo con las normas europeas a lo largo de su viaje, pero eso no está garantizado, por lo que una prohibición total del transporte a países fuera de la UE será más que necesario”.

En la propia UE también, todo está mal con respeto al transporte de animales. Desde 2007, las organizaciones de protección animal han proporcionado doscientos informes detallados a la Comisión Europea. Estos muestran cómo se cargan los animales en camiones abarrotados. A menudo no pueden ni pararse y son transportados bajo temperaturas extremas. Los informes también contienen evidencia de transporte de animales enfermos y heridos, que sufren por la falta de suministro de agua.

El Parlamento Europeo quiere que los transportistas que no cumplen con las normas sean castigados más severamente y de manera más sistemática, por ejemplo, mediante la incautación de sus vehículos. “Estas son propuestas que dan esperanza, pero ahora es de gran importancia que realmente se controle el transporte de animales en la práctica y no solo en papel”, dice Hazekamp.

Manifestación en el PE

Antes de votar sobre el transporte de animales, el Partido por los Animales organizó una serie de acciones en la plaza del PE en Estrasburgo. Estuvieron presentes partidos animalistas de diez países diferentes de la UE. Los representantes de estos partidos también hablaron y pidieron a los eurodiputados que utilizaran su voto en el PE para ayudar a los animales.

Por ejemplo, Vanessa Hudson, la líder del Animal Welfare Party  (Partido de Bienestar Animal) del Reino Unido, expresó su incredulidad sobre el hecho de que a los eurodiputados todavía se les tenían que convencer para votar en contra del transporte de animales:

“Qué pena que la gente como nosotros necesita viajar hasta aquí desde toda Europa para explicarles a los diputados del Parlamento Europeo que no es aceptable considerar a los animales como carga. No es aceptable que bebés, algunos con no más de dos semanas de edad, aún no destetados, incapaces de regular su temperatura corporal, se carguen en camiones, durante hasta 70 horas a la vez en algunos casos. Es una mancha absoluta en nuestra conciencia que tales actividades ocurren en nuestros tiempos. Y, sin duda, la historia nos juzgará con dureza por permitir que esto suceda. Pero qué oportunidad tan buena tenemos el día de hoy. Qué oportunidad de decir: ‘basta’. Es hora de mostrar el liderazgo moral. Es hora de detener esta injusticia. Es hora de detener el transporte de animales”.