Solliciteren bij de Partij voor de Dieren banner

Worldlog de Esther Ouwehand

  • Activismo -
  • Debate sobre el sufrimiento y la muerte de animales en la ganadería -
  • Documental #Powerplant -
  • Transición a lo vegetal -
  • Un futuro sostenible y saludable que toma en cuenta el bienestar animal -

En mi último Worldlog de 2018, había indicado que en el nuevo año celebraríamos un debate fundamental en la Cámara de Representantes de los Países Bajos sobre el sufrimiento y la muerte de los animales en la ganadería. Ese debate tuvo lugar hace dos semanas y la semana pasada la Cámara de Representantes votó sobre las diversas mociones que habíamos presentado para ayudar a los animales. Anteriormente, habíamos pedido a nuestros compañeros de los otros partidos políticos mostrar valor y sinceramente considerar su propia responsabilidad con respeto al destino de los más de 64 millones de animales que anualmente son criados, usados ​​y asesinados por la ganadería holandesa.

Fue un debate histórico porque en la sociedad se está desarrollando una conciencia cada vez más fuerte y más clara. Sin embargo, durante el debate y la posterior votación, la política una vez más se puso del lado equivocado de la historia. Enfrentados al sufrimiento masivo y diario de los animales en la industria ganadera, la mayoría de los compañeros políticos hicieron lo que siempre hacen: negar, trivializar y demonizar a los mensajeros. Los activistas, que hacen lo posible para mostrarnos lo que realmente sucede a puerta cerrada con animales, fueron recriminados como delincuentes. Mientras tanto, estos activistas solamente quieren proteger a unos de los valores centrales de nuestra democracia, es decir, el derecho a la información honesta. Este derecho está en peligro y el gobierno, los supermercados y el sector agrícola están engañando a los consumidores: animales felices en los materiales de promoción y empaques, animales explotados en el establo.


Esther Ouwehand durante el debate sobre el sufrimiento de los animales en la ganadería.  

No se trata de inculpar a los agricultores, sino de cuestionar al sistema. Un sistema en el cual a las personas se les deben abrir los ojos de manera continua con imágenes de la realidad y en el cual las autoridades no logran realizar el cumplimiento de las reglas. En las imágenes encubiertas vemos a cerdos, animales sociales, atrapados entre varas, mientras ellos observan cómo son mutilados sus lechones. Sin anestesia, se les cortan las colas y se les arrancan los dientes. La ministra niega la representatividad de tales imágenes. Sin embargo, lo que vemos en las imágenes está permitido de acuerdo con sus propias leyes. Son leyes que de hecho permiten tales prácticas horríficas.

Hace más de 18 años, la mayoría de los partidos políticos se comprometieron con que en el 2022 la perspectiva animalista sería la más importante en la ganadería: que los animales exhiben su comportamiento natural. La buena noticia es que todos en la Cámara de Representantes sí estamos de acuerdo: la ganadería intensiva, tal como es el día de hoy y la forma en que se crían, abusan y matan los animales es moralmente inaceptable, por lo que la Cámara de Representantes y la ley también reconocen el valor intrínseco del animal.

Pero a la hora de que se deben tomar medidas verdaderas con base a estas conclusiones, los políticos se niegan a hacerlo y luego dicen: “Sí reconocemos el valor intrínseco del animal, pero no lo hacemos cuando se trata de un animal de producción, no lo hacemos si podemos ganar dinero con ello.” O sea, las cosas que no se pueden hacer con un perro y por las cuales se obtiene una multa o un castigo severo, según la política sí están permitidas cuando se trata de vacas, cerdos, gallinas y cabras. Nuestra Ministra de Agricultura y la mayoría de nuestros compañeros políticos están creando su propia discordia fundamental.

Los animales son seres vivos con conciencia y sentimiento. Uno se da cuenta de forma inmediata que la realidad cotidiana de la ganadería es absolutamente reprensible en el momento que se vislumbra. Hace casi 20 años, la política se comprometió con poner un fin a este sistema. Ahora le toca a la Cámara de Representantes actual mostrar que realmente están cumpliendo con esa promesa a favor de los animales.

Además: tomar medidas en contra de la ganadería es un gran tabú en la política, mientras que esa es la solución más racional y efectiva para terminar el sufrimiento animal, el daño a la naturaleza y el cambio climático. Es necesario reducir la cantidad de ganado rigurosamente. Es inevitable. No sólo el Partido por los Animales lo dice, sino también la ciencia e incluso los órganos asesores más importantes del gobierno holandés. Actuar en defensa de los animales es como una navaja suiza ante todos los problemas que tenemos que combatir en el mundo. Al hacerlo, evitamos el sufrimiento de los animales y de una vez ayudamos a detener el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y el hambre en el mundo. La transición a lo vegetal representa un futuro saludable, sostenible y respetuoso para los animales.


Marcha por los derechos de los animales en Ámsterdam 2018

No es sabio ni justo dejar que los agricultores inviertan en un sistema que ya sabemos que es insostenible. Debemos preparar a nuestros agricultores para un futuro vegetal. El Partido por los Animales, por lo tanto, propone utilizar los millones en subsidios que ahora se destinan a la ganadería holandesa para reducir la industria ganadera. Hay que dejar de criar animales para el consumo y comprometerse con la transición a lo vegetal.

El poder de cabildeo de la ganadería intensiva es fuerte. Pero, afortunadamente, cada vez más personas e incluso compañías están cambiando a lo vegetal. Es hora. Después de todos esos años (¡cientos!) en que una pequeña minoría defendió a los animales, las personas ahora están cada vez más conscientes. El movimiento por los derechos de los animales es el movimiento social que más rápido crece en nuestro tiempo. ¡Únete a nosotros!

El próximo jueves, el nuevo documental de nuestra oficina científica, #Powerplant, se estrenará en Ámsterdam. El documental examina las oportunidades de una sociedad basada en plantas y cómo eso puede salvar el planeta. El documental probablemente se mostrará por todo el mundo, así que ¡echen un vistazo a nuestras páginas y redes sociales para obtener las actualizaciones!

Por lo pronto, este es mi último Worldlog. Marianne Thieme, la dirigente de nuestro partido, ya ha regresado de su incapacidad y de nuevo estará compartiendo sus experiencias con usted en los próximos Worldlogs.

Para concluir: haz clic aquí para ver un excelente fragmento de comedia del American Preacher Lawson.

Saludos,

Esther Ouwehand