Solliciteren bij de Partij voor de Dieren banner

Worldlog 23 de enero de 2017

  • 100 años sufragio femenino -
  • Elecciones generales 2017 -
  • Emancipación de la mujer -
  • Hormona sangre yegua -
  • PMSG -
  • Programa electoral Plan B -

Ya falta poco para que abran de nuevo las urnas en Holanda. El 15 de marzo se celebran las elecciones generales al parlamento y el Partido por los Animales, por supuesto, vuelve a presentarse. Durante las próximas semanas vamos a volcarnos en la campaña para dar a conocer a todo el mundo nuestro programa electoral, “Plan B”, porque no hay un planeta B.

Una vez más vuelvo a tener el honor de encabezar la lista del Partido por los Animales. En las próximas entradas del blog tendrás ocasión de leer todo tipo de noticias sobre nuestra campaña y las acciones que vamos a realizar. De momento, aquí ya puedes leer la introducción a nuestro programa electoral Plan B. El programa íntegro también está disponible en inglés y se puede leer aquí.

 

 

 

 

Gracias a una petición muy compartida, la semana pasada hubo gran revuelo sobre la Gonadotrofina Corionica Equina, también conocida como PMSG, una hormona presente en la sangre de las yeguas embarazadas empleada, entre otros sitios, en las industrias ganaderas de Holanda y Alemania para incrementar la fertilidad de los animales. Para obtener la hormona se extraen grandes cantidades de sangre de las yeguas en condiciones extremadamente duras.

Nuestro grupo europeo ha denunciado este abuso en distintas ocasiones, como se puede leer aquí y aquí. Tras las preguntas parlamentarias del Partido de los Animales acerca de la cuestión, el gobierno holandés también va a apostar ahora por la prohibición de estas prácticas.

 

 

 

 

 

 

 

En solo una semana, 1,5 millones de ciudadanos europeos firmaron la petición para la prohibición de la hormona PMSG.

Hace ahora exactamente un siglo, las mujeres holandesas obtuvieron el derecho al voto. Para celebrar esta efeméride, el artista Joost Veerkamp me ha hecho este retrato.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy, cien años después, todavía no se ha completado la emancipación de la mujer. Los ingresos de hombres y mujeres, por ejemplo, siguen siendo distintos, incluso con igualdad de nivel formativo y capacidades. En muchos sectores empresariales sigue imperando una ética laboral que hace muy difícil para las mujeres (y los hombres) combinar el trabajo con el cuidado de los hijos.

Basta con mirar a la política. En Holanda, el número de mujeres en el parlamento sigue siendo inferior a la mitad. De los diecisiete presidentes de grupo parlamentario, yo soy la única mujer. La política parece ser una actividad para hombres donde las mujeres, si bien es cierto que se toleran, desempeñan un papel secundario.

Yo siempre me he inspirado mucho en la “política expresiva” del primer movimiento de emancipación: denunciar las injusticias, adoptar puntos de vista basados en principios y ejercer una influencia sustancial en la agenda política. Cuando entramos en el parlamento con el Partido por los Animales, el bienestar animal era una cuestión irrelevante. Ahora es una preocupación ampliamente compartida. ¡Espero que muchas mujeres nuevas obtengan un escaño en el parlamento!

Saludos cordiales,

Marianne